“No hay más que una regla: cazar o ser cazado”

Frank Underwood

1
NADA ESTÁ DEFINIDO…
2
Lo que puede suceder el 27 de Mayo
3
En ocasión al 1 de Mayo
4
Luis Duque ” El guerrero de la estrategia política”
5
Presentación CAEP-INNOPOLITICA
6
“Santos no supo vender su obra de gobierno”: estratega Luis David Duque.
7
¿Viviane y Serpa del mismo lado?
8
¿Votos a Favor o Votos en Contra?
9
LA REFORMA POLÍTICA, LA ENFERMEDAD TERMINAL DE LOS PARTIDOS POLÍTICOS
10
LUIS DUQUE. El nuevo gigante colombiano

NADA ESTÁ DEFINIDO…

Por: Luis David Duque García

Estratega Político

Parece que los colombianos no aprendemos del pasado. A escasos días de terminar la contienda electoral de primera vuelta para elegir presidente, continuamos rompiéndonos las vestiduras por demostrar que el candidato de nuestra preferencia pasará a segunda vuelta o en el mejor de los casos ganará la presidencia sin necesidad de competir uno a uno el próximo 17 de junio.

Hay dos casos que la mayoría de colombianos recordamos con facilidad y que demuestran que las cosas se acaban cuando se acaban.

Hace 28 años más o menos, por esta misma época del año y luego de haber jugado más de 85 minutos del partido, 11 hombres vestidos de rojo estaban haciendo historia. Por primera vez Colombia podría pasar a la segunda ronda del Mundial de Fútbol.

No era nada más y nada menos que contra la selección de fútbol de Alemania, quien sería campeona del Mundial “Italia ‘90”. En el minuto 43 del segundo tiempo cuando ya estábamos clasificando gracias a un empate, la tromba alemana nos hizo un gol que era enterraba el sueño de un país.

Los comentaristas deportivos se rindieron, recuerdo que en mi casa todos se enojaron y casi rompen el televisor. Nadie caía en cuenta de que el arbitro aún no había declarado el final del partido. Ocurrió lo inimaginable.
Nadie, léase bien, ¡nadie! hubiese apostado por esa selección de primiparos mundialistas.

En el minuto 47, ya en tiempo adicional, Freddy Rincón, ese negro grande, con pase del mono de rizos, ese ícono colombiano, el Pibe Valderrama, empató el partido y logramos avanzar a segunda ronda.

El segundo caso es un poco más cercano en el tiempo.
Colombia se ha caracterizado por tener las mujeres más hermosas del mundo. Nos ha sido esquivo el cetro y la corona universal en cabeza de mujeres preciosas como Paola Betancur, Paola Turbay o Taliana Vargas. En el año 2015, había una mujer que al lado cinco finalistas, era hermosa, espectacular, no había como no llevarnos la corona de Miss Universo para Colombia. Ocurrió lo que todos estábamos esperando, Ariadna Gutiérrez fue presentada como la nueva Miss Universo. Alcancé a alardear con todos mis amigos en el mundo con una publicación en Twitter diciendo que teníamos Miss Universo colombiana. Pero aquí tampoco caímos en cuenta de que el programa no había finalizado y que lo impensable podría suceder. Luego de ponerle la corona, la banda, y haberle entregado el cetro y las flores, de ella haber posado para las cámaras con lágrimas de alegría en su rostro, todo se vino abajo. Todo cambió.
El júbilo del país entero duró escasos 3 minutos. El presentador de la ceremonia, un comediante reconocido de la televisión estadounidense, parecía hacer el chiste del siglo: “Ariadna, hay un error. Yo cometí un error. Tu no eres la reina.

La reina es la señorita Filipinas”. Los memes no se hicieron esperar. Fuimos el hazme reír durante un gran tiempo. Y aunque a nuestra reina le fue “mejor” que a la Miss Universo de ese año, por los contratos que recibió posteriormente y por ser más bella que la filipina, una vaina que contábamos como propia, se esfumo en tan sólo 3 minutos, y eso que ya teníamos la corona en la cabeza.

Pareciera que todos los candidatos a la Presidencia de la República, hacen parte uno de esos dos casos. Unos se consideran ganadores y a otros los consideran sin ninguna posibilidad de ganar.
Si hay una frase que aprendí y usó con frecuencia en mi profesión como estratega electoral cada vez que alguien me dice que la elección ya está definida, es: “esto no se acaba, hasta que se acaba”.

Lo que si podemos es hacer un análisis para proyectar un posible resultado; para eso yo tengo cuatro indicadores. El primero y más fuerte es la capacidad de organización. El segundo es la conexión emocional entre candidato y ciudadano. El tercero es el ambiente y humor social que haya cercano al día de la elección. Y el cuarto es el análisis retroactivo sobre los errores que hayan cometido los candidatos y sus campañas.

Frente al primer indicador decía Juan Domingo Perón, militar y político argentino, “la organización vence al tiempo y al número”. Hay un candidato que sobre sale ante los demás; Vargas tiene organización, eso que muchos llaman “maquinaria”. Es el único candidato que tiene un equipo de gente que sabe hacer política y ganar elecciones. Y eso no es malo, lo malo es no tenerlo. Vargas sabe que ese es su as bajo la manga, y que con el podría lograr pasar a una segunda vuelta.

Para el segundo indicador muchos confundieron tres conceptos muy diferentes pero relacionados entre sí: informar, comunicar y seducir. Todos informaron sus propuestas, pocos lograron comunicarlas asertivamente, y sólo dos lograron seducir al ciudadano de a pie. Gustavo Petro en contra de los políticos de siempre, aunque él sea un político de siempre, y Sergio Fajardo contra la corrupción, aunque sus gobiernos como alcalde y gobernador estén llenos de dudas y denuncias. Ambos se fueron convirtiendo en el transcurso de la campaña en posibilidades viables y reales gracias a la seducción con su mensaje.

En el tercer indicador, sobre el humor social y el ambiente que se vive en el país, Duque leyó claramente que la gente está cansada con lo que hay y se perfiló como el candidato distinto a eso. Sumado a que su partido liderado por Uribe, fue el más férreo opositor de este gobierno durante 8 años, posición que le ayudó a encajar perfectamente a ser un candidato que jugará de local en ambiente y el humor social en el que esta campaña se dio. La gente rechaza el actual gobierno y pide a gritos un cambio.

Y en el cuarto indicador, todos se rajan. Podría decir que Duque en menor proporción, pero también se equivocó. Vargas con su coscorrón y su temperamento dictatorial. Petro con su cercanía a Chávez y sus posturas izquierdosas. Fajardo con sus “lightsuras” en temas claves y en la escogencia de una maleducada como su vicepresidente en la campaña que defendía la “educación”. De La Calle, que su peor error fue haberse embarcado a esta campaña desde Cuba en una balsa llena de promesas incumplidas y con un padrino liberal que racionalizaba, como se hacía en su época, la autonomía del candidato. Y Duque aliándose con la nueva inquisición del siglo XXI representada en Ordoñez y Vivianne pero queriendo representar la juventud 2.0.

Así pues, que este análisis corto pero radiográfico, nos permite proyectar un posible resultado: Duque tendrá la mayor cantidad de votos sufragados a las 4:00 pm. Y Vargas, Petro y Fajardo, estarán en una pelea por lograr alcanzar la segunda mejor votación y poder llegar a segunda vuelta, donde se barajará de nuevo y el escenario será uno muy distinto.

Ahora, lo que si puedo garantizar es que, si usted amigo lector, no vota, otros elegirán por usted. No permita que ni las redes sociales, ni los medios de comunicación, ni las encuestas, ni los demás ciudadanos decidan por usted. Aunque faltan pocas horas para cerrar las urnas, no olvide: “esto no se acaba, hasta que se acaba”. Recuerde que estamos en el país del realismo mágico y del Sagrado Corazón de Jesús, donde cualquier cosa puede pasar. Nada está definido…

Lo que puede suceder el 27 de Mayo

Por: Luis David Duque García

Estratega Político

Cada vez que alguien me pregunta, ¿Usted qué cree que va a pasar el 27 de mayo? Tengo claro que existen tres tipos de respuestas. La primera no es otra cosa que la realidad, y aunque es muy etérea y tal vez simplista, es la realidad, cualquier cosa puede pasar el 27 de mayo. Desde elegir un presidente en primera vuelta hasta que el candidato que hoy las encuestas muestran en cuarto lugar pase a competir por la presidencia en segunda vuelta.

El sentir ciudadano en la calle, es muy distinto a lo que los políticos y sus campañas, ven en sus cuarteles. Muchos creen que Duque representa al uribismo y aunque esto no deja de ser verdad, el “pollo” como lo llamaron en campaña, es el candidato que mejor encarna lo opuesto a Juan Manuel Santos, el presidente con los números mas bajos en popularidad de los últimos tiempos. Iván Duque es el candidato que simboliza el NO del referéndum por la paz; es un candidato joven que escucha mucho y habla lo que la gente quiere oír; además abraza, canta, baila y juega fútbol. Así que creo que la gente tiene en primer lugar en las encuestas a Duque, porque además de representar al uribismo, representa el cambio. No el cambio en la forma de hacer política. El cambio de un gobierno que no logró estar en sintonía con la ciudadanía colombiana.

Luego está la posibilidad de que Petro logre una votación que sorprenda a los colombianos. Y aquí de nuevo se equivocan muchos cuando creen que el “progresista” sólo representa el socialismo del Siglo XXI; aun cuando es el candidato de la izquierda desdibujada que lidera Nicolás Maduro en la región. A Gustavo Petro, la mayoría de sus seguidores, lo siguen porque que ven en él la posibilidad de arrebatarle el poder a los de siempre, de ir en contra el establecimiento y por la lucha de clases que pregona. Petro ha logrado lo que muchos colombianos creíamos imposible: que un exguerrillero que participó de una u otra forma en el holocausto del Palacio de Justicia de 1985, tuviera posibilidades democráticas de llegar a la Casa de Nariño.

En este lote también está Germán Vargas Lleras, el de la experiencia, el del carácter fuerte, el de las casas, vías y acueductos, el que fue víctima de atentados de la guerrilla, pero también el del coscorrón, el vicepresidente de Santos y el candidato de los políticos tradicionales. Esa mezcla rara entre lo que la gente quiere y odia a la vez, pone en duda el paso a segunda vuelta que su campaña dice tener en el bolsillo, gracias a la maquinaria. Tenerla es un plus que todos quisieran, pues el día de la elección son los políticos los que saben sacar el mejor provecho a tan sólo 8 horas de trabajo, sin embargo, lo que no sabemos es sí cuando el ciudadano este solo en el cubículo votará con la razón o con el corazón. Si la aguja se mueve por la razón, Vargas podría llegar a segunda vuelta fácilmente.

Fajardo, quien creí había aprendido de sus errores electorales del pasado, también tiene sus posibilidades, aunque en esta campaña haya cometido muchas más equivocaciones que en el 2010. El profesor que se cree impoluto y al que muchos ven como un candidato incapaz de tomar decisiones y sentar posturas, es quien mejor representa el perfil de la generación de los millennials, que hoy en el país pueden llegar a representar casi el 40% de la población y quienes hoy, son los que elevan la discusión política en las redes sociales y espontáneamente en la calle. La gran pregunta es: ¿A Sergio Fajardo le va a pasar lo mismo que la Ola Verde de Mockus hace 8 años, que no tuvo la fuerza y la organización el día de la elección

Y por último esta De La Calle, el candidato con mayor aplomo de todos, pero quien considero se quedó por fuera de los candidatos con posibilidades de lograr algún triunfo el 27 de mayo. Haber sido el jefe negociador del gobierno con las Farc, los errores de su partido de hacer una consulta por fuera del calendario electoral formal y la división interna por el poder liberal contra el gavirismo, llevaron a que su campaña nunca despegara. Intentó hacer acuerdos con Fajardo y con Petro, pero no lo logró. Desde la barrera creo que, Humberto De La Calle sabe que ya no tiene posibilidades.

La segunda respuesta tiene que ver con la percepción. Y aquí juegan un papel importante las encuestas, las alianzas, los debates, las redes sociales, las plazas públicas y los medios de comunicación.

Las encuestadoras están de capa caída desde hace un buen tiempo en nuestro país, simple y llanamente porque en vez de leer el presente ahora quieren adivinar el futuro. Hace un año se rasgaban sus vestiduras diciendo que el ganador sin duda era Germán Vargas Lleras, en octubre ya cambiaron sus apuestas por Sergio Fajardo, en enero daban como ganador a Gustavo Petro, en marzo el espaldarazo fue para Iván Duque. Y ahora que estamos a pocos días de la elección, nos dicen que haciendo una mezcla de metodologías presentan un modelo de pronóstico con una gran noticia: cualquiera puede ganar.

Luego están las alianzas, que empezaron con la Coalición Colombia, donde ellos mismos dicen, que sus diferencias entre sí son obvias; le siguió la mezcla del liberalismo con la izquierda bogotana para hacer la fórmula De La Calle – Clara, luego vino el Yo con Yo de Mejor Vargas Lleras con Cambio Radical, y después de las elecciones parlamentarias se desató la lucha por conseguir aliados, costara lo que costara aunque sean con sus antiguos archienemigos como el caso del uribismo con Viviane Morales o el de Vargas Lleras con la U de Roy y Benedetti. Pareciera que las alianzas en esta contienda electoral se resumen a aquella famosa frase monárquica colombiana: “hombre con hombre, mujer con mujer, del mismo modo y en el sentido contrario”.

Los famosos debates que sólo ven los miembros de las campañas, los políticos y los que ya tenemos definido nuestro voto, se conjugan con las redes sociales, las nuevas ágoras de nuestra sociedad donde discutimos quien ganó o quien perdió el debate. Quién se equivocó o quién logró la mejor respuesta. Y de aquí salen los nuevos discursos políticos convertidos en memes para las cadenas de WhatsApp y lograr pescar en río revuelto algún voto que aun no este definido, no con propuestas de su candidato preferido, sino con errores y temas negativos de los contrarios.

No se podían quedar atrás las mediciones “a cálculo de ojo de buen cubero”. ¿Quién llena más plazas públicas? Con o sin transporte, con o sin alimentación, con o sin show. Lo importante es que las imágenes que nos muestren las campañas los lugares se vean llenos y a reventar. Y Pareciera que entre Vargas Lleras y Petro se están haciendo moler por llevarse este premio que contrasta con las versiones de las encuestas. Aquí les quiero recordar a los “cuberos” que plaza llena no significa urna llena, si la movilización del día de la elección no está estratégicamente planificada.

Y en los temas de percepción no podrían quedarse por fuera los medios de comunicación. Quienes perfilaron como quisieron a los candidatos. A Iván Duque el de las canas pintadas y el títere de Uribe; a Gustavo Petro el de la izquierda fariana y el de la pésima administración de Bogotá; Germán Vargas Lleras como el coscorrón y el de la maquinaria política; a Sergio Fajardo el que no toma decisiones ni partido y quien busca sus respuestas en Google; A Humberto De La Calle el de las polas con los muchachos y el del tinto con el profesor, pero sin ningún resultado en ambos escenarios. Hoy ningún medio de comunicación se atreve a dar por sentada una victoria de alguno de los candidatos.

Y mi última de las tres respuestas a la pregunta inicial, pasa por lo que mi corazón y mi razón quieren para el país. El 27 de mayo debería ganar el candidato que sea capaz de poner orden a los problemas que tiene el país, poniéndole tatequieto a los que quieren hacerle conejo a la paz, liderando con experiencia todos los proyectos del gobierno para que las cosas se hagan bien hechas, trabajando en los temas que los colombianos necesitamos para vivir mejor, y logrando el fin de la polarización entre el uribismo y el santismo. Yo quiero que gane el mejor. Todos sabemos quién es el que más nos conviene. Yo votaré con la aguja acercándose a la razón más que al corazón.

 

En ocasión al 1 de Mayo

Por. Luis Duque

Todo empezó cuando yo era muy niño. Mi papá y mamá eran los encargados que en una zona pequeña del país, Luis Carlos Galán ganara. En ese entonces cada elector llevaba su voto consigo al lugar de votación. Y aunque yo tenía menos de 10 años, mi trabajo junto a mi hermano y mis primos era repartir por debajo de las puertas los votos para que los ciudadanos no tuvieran excusas de no votar.

Como lo digo siempre, yo no tenía otra posibilidad de trabajar sino en política, en mi casa se desayunaba, almorzaba y se cenaba política.

Las cosas de la vida me dieron la oportunidad de trabajar desde mis inicios con gente que me ayudarían a llegar donde he llegado. Pero nada me regalaron. Absolutamente nada. Todo fue muy difícil. Eran épocas donde se calculaba hasta el más mínimo gasto. Varias veces era “mejor” viajar por tierra. Me tocó tragarme muchos sapos. Aguantarme muchas secretarias con ínfulas de jefes y muchos jefes que pensaban que estábamos allí para hacernos un favor. Hubo muchos domingos solo, levantándome temprano, sin tener nada que hacer y con ganas de devolverme, porque además vivía lejos de la familia.

Samuel ayer me preguntó qué hace un consultor político? Y sin dudarlo le dije que no hacíamos otra cosa que ayudarle a los políticos a solucionar problemas, a mostrarle diferentes tipos de vista frente a algo y sobre todo a estar en permanente seducción con la gente: con los pies en la tierra y la imaginación por las nubes.

Aunque mucha gente cree que en el trabajo de un consultor político todo es color de rosa… hoteles cinco estrellas, aviones en ejecutiva, buenos restaurantes y decir lo que ya se ha dicho… quiero contarles que nuestro trabajo no tiene nada que ver con eso.

En mi caso, podría empezar por decir que no tuve la oportunidad de estar presente en el nacimiento de mi hijo por estar trabajando (y esto me carcome todos los días), que mi hija se ha presentado a varios de sus bailes y su papá no ha estado allí, que me he perdido varios días de la madre por fuera de casa. O que la Negra ha dormido más noches sin mí en todos los años de matrimonio que conmigo. Y podría continuar…

Pero no me estoy quejando. Seguramente todo esto lo hago por que me gusta lo que hago. Porque es un trabajo bien remunerado. Porque me he encontrado gente maravillosa, gente que me hace reír, que me hace pensar y que me hace soñar. Porque puedo compartir con gente mucho mas inteligente que yo. Porque sé que estoy ayudando a construir un mundo mejor. Porque sé que Salomé y Samuel algún día estarán orgullosos de lo que hacía su papá.

Lastimosamente, muchos consultores tratan de venderse como villanos y otros como superhéroes. Otros tratan de obtener su prestigio “ganándose” premios, dictando conferencias de historias de elecciones donde nunca estuvieron o analizando en medios la política desde la barrera. Pero les puedo asegurar, que he compartido momentos y trabajos con este tipo de personajes y puedo asegurarles que la mayoría de ellos, no tienen de lo que dicen tener.

Yo prefiero, ganar y perder, sonreír y enojarme, diseñar y desechar, soñar y aterrizar, ilusionar y defraudar… así es mi trabajo como consultor político: #GUERREANDO

 

“Santos no supo vender su obra de gobierno”: estratega Luis David Duque.

ENTREVISTA CON EL ESTRATEGA POLÍTICO LUIS DAVID DUQUE. Para El Espectador

11 Jun 2017 – 9:45 PM

Por: HUGO GARCÍA SEGURA

Al lado del polémico J.J. Rendón, estuvo con el mandatario en la fundación del Partido de la U y en sus dos campañas presidenciales. Cree que ha faltado liderazgo, que la desfavorabilidad es ya irreversible, que hacer campaña en contra es más fácil y por eso el uribismo tiene hoy ventaja, pero que todavía falta mucho para ver el final de la película.

El presidente Santos se enfrentó en segunda vuelta con el candidato uribista, Óscar Iván Zuluaga. / Archivo El Espectador

Leer más

¿Viviane y Serpa del mismo lado?

Por Valentina Ramírez Z.

¿Cómo pueden en un mismo partido político enfrentarse posturas tan contradictorias como la adopción igualitaria, por ejemplo, en el Partido Liberal? Es entendible que haya posturas diferenciadas sobre determinados temas, ¿pero la adopción igualitaria? ¿la legalización de las drogas? ¿los derechos de las minorías? Esto no tiene ni pies ni cabeza, y a estos partidos incoherentes es que el gobierno con su reforma política, pretende hacernos votar.

Leer más

¿Votos a Favor o Votos en Contra?

Por Valentina Ramírez Z.

Uno de los grandes errores que hemos cometido en los últimos meses es interpretar encuestas sin entender a los electores, cegados por la opinión pública, principal aliado de algunos de los gobiernos de turno, con intereses que no son el centro de discusión de este texto. Hemos leído encuestas desde lo que consideramos moralmente correcto, pero no evaluando la situación de los ciudadanos comunes, de quienes definen el rumbo de una elección. Calificamos de locura la victoria de Trump y del NO en Colombia, pero nos preguntamos qué sentían los ciudadanos?

Leer más

LA REFORMA POLÍTICA, LA ENFERMEDAD TERMINAL DE LOS PARTIDOS POLÍTICOS

por LUIS DUQUE.

Una reforma política defendida por el ministro Cristo en representación del Gobierno Santos, no debería transcender. Pero como estamos en el país del realismo mágico, todo es posible.

A escasos meses de cesar la horrible noche de Juampa, llamaron a este adefesio de reforma “una revolución pacífica a la política colombiana”. Este parece un mal chiste de Sábados Felices o una alocución de Maduro; pero no, es una realidad. Ahora el gobierno promueve en esta reforma, entre muchas otras cosas, tres graves errores garrafales: el voto obligatorio, la eliminación del voto preferente (listas cerradas) y la financiación completa del Estado a las campañas políticas, argumentando que el gobierno no puede “quedarse quieto viendo cómo se deslegitima la democracia en el país y cómo se pierde la confianza ciudadana” (palabras del ministro Cristo en El Tiempo).

Leer más

LUIS DUQUE. El nuevo gigante colombiano

 

A sus 27 años, se le encomendó su primer trabajo: la tarea de asesorar la conformación del partido de la u, el mismo que en sus primeras elecciones obtuvo la mayoría en el congreso acabando con mas de 150 años de hegemonía bipartidista en su natal Colombia, un tiempo después ese hombre que le encargó su primer trabajo, Juan Manuel Santos lo tuvo dentro de su equipo de asesores para conseguir la presidencia y lo lograron.

Leer más

Copyright © 2017. E&C. Designed by EGOgc.